¿Por qué es inteligente hacer ejercicio?

Probablemente haya oído incontables veces que hacer ejercicio es “bueno para su salud física”, pero sabía que hacer la cantidad adecuada de ejercicio puede aumentar sus niveles de energía e incluso ayudarle a encontrarse mejor desde el punto de vista emocional.
 
La Organización Mundial de la Salud recomienda que los adolescentes hagan como mínimo 60 minutos diarios de actividad física

Efectos beneficiosos del ejercicio

El ejercicio es bueno para todas las partes del cuerpo, incluyendo la mente. El ejercicio hace que el cuerpo produzca endorfinas, unas sustancias químicas que nos hacen sentir en paz y felices. 
 
Además el ejercicio puede ayudar a algunas personas a dormir mejor, ayudar en los problemas de salud mental como la depresión leve y la baja autoestima. También puede proporcionar una verdadera sensación de logro y orgullo cuando se alcanzan determinadas metas.
 
El ejercicio puede ayudar a mantener un peso saludable. Por medio del ejercicio se pueden quemar calorías y tonificar el cuerpo. De hecho, hacer ejercicio es una de las mejores formas de mantener un peso adecuado y conservar tu salud.
 
Hacer ejercicio para mantener un peso saludable también reduce el riesgo de desarrollar determinadas enfermedades, incluyendo la diabetes tipo 2 y la hipertensión arterial. Estas enfermedades, que solían ser propias de los adultos, cada vez son más frecuentes en los adolescentes.
 
El ejercicio ayuda a envejecer saludablemente. Las mujeres sobretodo son especialmente propensas a desarrollar una enfermedad denominada osteoporosis(debilitamiento de los huesos) cuando se hacen mayores. Los estudios han constatado que los ejercicios que implican cargar el propio peso, como correr o andar deprisa, ayuda a mantener fuertes los huesos.
 
El ejercicio también es una herramienta de socialización. Los deportes en equipo son una excelente forma de aprender a trabajar en conjunto y la responsabilidad de lograr una meta en común. 
 
No olvide que una rutina de ejercicio físico bien equilibrada consta de tres componentes: ejercicio aeróbico, ejercicios de fuerza y ejercicios de flexibilidad.
 
¿Cómo dar el primer paso hacia una vida activa?
  • Acérquese a las instalaciones deportivas de su colegio y pregunte sobre grupos extracurriculares que puedan ser de su interés.
  • Infórmese sobre los grupos comunales o cantonales cerca de donde vive, algunos cuentan con propuestas interesantes para realizar actividad física. 
  • Aproveche las clases de educación física en el colegio y deje las conversaciones para el recreo, a pesar de ser de poca duración, su cuerpo se lo agradecerá y le permitirá compartir una experiencia diferente con sus amigos. 
  • Realice un horario diario donde además de incluir sus obligaciones estudiantiles, agregue un tiempo para realizar ejercicio y otro para el ocio. No deje que las actividades sedentarias se apoderen de su rutina.
  • Incluya a sus amigos y familiares en los ejercicios, le ayudará a recibir el empujón que ocupa en algunos casos.
  • Escoja actividades divertidas ya que si lo que está haciendo no es divertido, es difícil que lo siga haciendo. Pruebe diferentes deportes y actividades hasta encontrar una que se ajuste a sus preferencias. 
  • En las fiestas sea el primero en dejar su silla y abrir la pista de baile, el bailar es un excelente ejercicio y a la vez muy divertido. 
  • No tenga miedo de incursionarse en actividades o deportes nuevos, muchos de los lugares ofrecen promociones para las primeras clases, aproveche e inténtelo.
  • Su casa también puede ser la sede de su rutina de ejercicios, no es necesario movilizarse o invertir dinero. 
 
¡No espere más, inicié ya a caminar hacia una vida activa y saludable!
 

Referencias

OMS. (s.f). La actividad física en los jóvenes. 21 de setiembre del 2011 en: