Adicción a la comida

Se conoce que muchas sustancias pueden llegar a ser adictivas en el organismo humano y esto es más evidente cuando se habla de drogas ilegales o incluso de medicamentos. Sin embargo, actualmente se está debatiendo el tema acerca de la adicción a la comida.

Este término hace referencia al consumo incontrolado de alimentos en periodos cortos y la búsqueda continua de comida con la sensación personal de sentirse fuera de control. Los doctores han propuesto el término adicción por comer, lo que implica que esta conducta no se debe al alimento en sí; sino a una serie de hábitos inadecuados a la hora de ingerir productos.

A pesar de todo esto, aún no hay suficiente evidencia científica para afirmar que la adicción a la comida sea una enfermedad real, lo que sí se puede decir es que comparte muchas características con las adicciones a las drogas. Por ejemplo, se pueden desarrollar síntomas como falta de control, sensación de culpabilidad, episodios de vergüenza, alta preocupación sobre el peso y el cuerpo.

Además, se ha encontrado que la adicción por comer está ligada a la ingesta excesiva de comidas procesadas, principalmente aquellas altas en azúcar, sal o grasa. Estos alimentos generalmente tienen la característica de ser más “apetecibles” y generan mejores respuestas de satisfacción en el organismo, sin embargo, muchos de estos provocan aumentos desmesurados en el nivel de azúcar en sangre y desbalances que conllevan a comer en exceso.

La razón científica detrás de este fenómeno radica en que nuestro cerebro secreta dopamina y otras sustancias del placer al comer. Esto lo hace con dos fines: que disfrutemos al alimentarnos y que el cuerpo se asegure de recibir todos los nutrientes que necesitamos. Sin embargo, al recibir comida procesada rica en aditivos, el cerebro percibe una sensación de que necesita más alimento lo que conlleva a los llamados “atracones” y se genera un círculo vicioso de ingesta de alimento y de más necesidad de comer. Además, existen estudios que sugieren que las personas con obesidad son más propensas a desarrollar este tipo de conducta.

A continuación, se muestra una lista de los alimentos más reconocidos como adictivos y los menos adictivos.

Los más adictivos: Pizza, chocolate, galletas, helados, papas a la francesa, hamburguesas, refrescos gaseosos, queque, cereales de desayuno, confites, entre otros.

Los menos adictivos: Pepinos, zanahorias, frijoles, manzanas, arroz integral, brócoli, banano, salmón, huevos, fresas, agua entre otros.

El secreto clave para evitar la adicción por comer se basa en desarrollar hábitos de consumo balanceados y la práctica de una vida activa. Si usted considera que presenta los síntomas de la adicción por comer no dude en visitar a su nutricionista.


Referencias bibliográficas

Baik, J.-H. (2013). Dopamine signaling in food addiction: role of dopamine D2 receptors. BMB Reports46(11), 519–526. http://doi.org/10.5483/BMBRep.2013.46.11.207

Bjarnadottir, A. (2015). The18 Most Addictive Foods (and the 17 least addictive). Authority Nutrition. http://authoritynutrition.com/18-most-addictive-foods/

Gearhardt, A. N., White, M. A., & Potenza, M. N. (2011). Binge Eating Disorder and Food Addiction. Current Drug Abuse Reviews4(3), 201–207.

Hebebrand, J.; Albayrak, O, Adan, R.; Antel, J.; Diequez, C.; de Jong, G.; Menzies, J.; Mercer, J.; Murphy, M.; van der Plasse, G. & Dickson, S. 2014. "Eating addiction", rather than "food addiction", better captures addictive-like eating behavior. Neurosci Biobehav, 47, 295-306

The Prevalence of Food Addiction as Assessed by the Yale Food Addiction Scale: A Systematic Review. (2014). Nutrients6(10), 4552–4590. http://doi.org/10.3390/nu6104552