Recomendaciones para aumentar la aceptación de alimentos en niños

Es normal que los niños pequeños muestren poco apetito o que se rehúsen a probar alimentos, esto ocurre por variedad de factores. Acá le presentamos algunos consejos para mejorar la aceptación de los alimentos y hacer de las comidas un tiempo agradable:  
  • Sirva porciones adecuadas y procure una presentación atractiva de los alimentos.
  • No prohiba o restrinja de manera estricta alimentos con alto contenido de azúcar y grasa (dulces, comidas rápidas, etc.), porque pueden volverse más deseables. 
  • Mantenga un horario regular de las comidas.
  • Dele al niño la oportunidad de escoger su comida entre 2 o 3 opciones saludables definidas por usted.
  • Tenga paciencia durante las comidas y brinde al niño el tiempo que necesita para comer, un tiempo recomendable son 20 minutos, no debe regañar al niño si tarda más.
  • Si el niño derrama su comida o ensucia el lugar donde está comiendo evite enojarse y llamarle la atención, para que la hora de comer no se vuelva desagradable para él. 
  • Evite premiar o recompensar con dulces u otro producto por comer alimentos saludables,  ya que esto sólo reforzará el poco gusto que muestra el niño por los alimentos ofrecidos.
  • Deje un tiempo de por lo menos dos horas entre cada comida para que el niño tenga hambre. Si no quiere comer lo que hay preparado, no ofrezca otras alternativas de alimentos y espere el próximo tiempo de comida.
  • Ofrezca alimentos en trozos pequeños, de esta manera será más fácil utilizar la cuchara y el tenedor, y además ayuda a generar independencia para comer. A los niños más pequeños ofrescales la oportunidad de comer con las manos, eso si, recordándo siempre lavarlas antes de comer. 
  • Invite al niño a realizar la compra de los alimentos, y a elegir las frutas y vegetales. También permita que participe a la hora de preparar las comidas (trocear lechuga, lavar frutas o vegetales, aplastar papas para puré, exprimir limones, batir huevos, pelar mandarinas, plátanos, untar aguacate a sándwich, majar frijoles, etc).
  • Los niños pueden rechazar alimentos nuevos, sin embargo con 8-9 exposiciones repetidas del mismo alimento podría mejorarse su aceptación. Pruebe introduciendo el alimento en pequeñas cantidades y junto a otro alimento que al niño le gusta.
  • A la hora de comer procure un ambiente tranquilo, agradable y cómodo para el niño (silla, mesa, platos, cubiertos).
  • No fuerce a comer, ofrezca el alimento que quiere que el niño pruebe y dejelo a él decidir la cantidad que desee probar o comer.
  • Evite distracciones durante las comidas como el televisor, la computadora, juegos y otros.
  • Prepare alimentos con diferentes texturas y colores para reforzar las habilidades masticatorias y estimular el apetito.
  • La perseverancia es vital, algunos niños  pueden responder bien con el primer intento, pero todos son diferentes, algunos van a requerir más tiempo para adaptarse y aceptar los alimentos, así que no se rinda y continúe impulsando las buenas prácticas alimentarias.
  • El último punto, pero no menos importe, es el papel de los adultos. Recuerde que los hábitos de la familia son de gran influencia en los que el niño vaya desarrollando, por eso debe dar el ejemplo con hábitos de alimentación saludable. 

 
Referencias
 
Araya, P. (2003). Nutrición del preescolar. Asociación de Fomento a la Lactancia Natural (AFOLAN). San José
 
Bravo, P. y Hodgson, M. (2011). Trastornos alimentarios del lactante y preescolar. Revista chilena de pediatría, vol 82(2), 87-92. 
 
Brown, J. (2014). Nutrición en las diferentes etapas de la vida. 5 ed. Editorial Mc Graw-Hill. México
 
Cobaleda, A. y  Bousoño, C. (2007). Alimentación de los 2 a los 6 años. Madrid. Comité de Nutrición de la AEP y Junta Directiva de la Sociedad de Pediatría de Madrid y Castilla La Mancha. 
 
FAO. (2010). Guía metodológica para la enseñanza de la alimentación y nutrición. Área de ciencias naturales. Primer y segundo ciclo de educación básica. Secretaría de educación. República de Honduras.  Tegucigalpa.