El poder de los antioxidantes

Por: Adriana Argüello Sandí

Edición: Nicole Villalobos Leal

 

¿Qué es un antioxidante?

Son sustancias presentes en algunos alimentos, principalmente en frutas y vegetales, las cuales inhiben el proceso oxidativo de las células generado por los radicales libres.  Básicamente son vitaminas y compuestos fenólicos (pigmentos naturales que otorgan los colores amarillo, verde, blanco, rojo y azul característico de ciertas frutas, plantas, semillas y flores).

No todas las frutas y/o vegetales tienen la misma capacidad antioxidante, ya que ésta se ve afectada por factores como el tipo de antioxidante(s) presente(s), el suelo, el clima, las condiciones del cultivo, de almacenamiento, procesamiento y comercialización. Ciertos estudios han evidenciado una mayor capacidad antioxidante en alimentos con una gama de color del rojo al vino tinto.

 

¿Qué es un radical libre?

Son átomos inestables formados por diversas reacciones químicas que se producen en nuestro cuerpo. Factores ambientales y dietéticos como la contaminación ambiental, el tabaquismo o exposición al humo de tabaco, dietas altas en grasas y aceites refinados, exposición excesiva a radiaciones solares y el estrés son desencadenantes de la formación de radicales libres.

Son muy reactivos debido a que buscan estabilidad de otras moléculas, y cuando logran estabilizarse, se producen reacciones en cadena que destruyen las células. Cuando la cantidad de estas especies reactivas sobrepasa las defensas antioxidantes de la célula, se produce estrés oxidativo, generando una alteración en la función celular, que contribuye al desarrollo de enfermedades como aterosclerosis, cardiomiopatías, enfermedades neurológicas y cáncer; además de enfermedades crónicas no transmisibles como la diabetes y la presión arterial elevada. De ahí la importancia del consumo de frutas y vegetales.

 

¿En cuales alimentos se encuentran los antioxidantes?

El organismo no puede producirlos, por lo que deben obtenerse mediante la alimentación, la ventaja es que son numerosos los alimentos con capacidad antioxidante. A continuación se mencionan las vitaminas antioxidantes y los compuestos fenólicos, así como los alimentos en los que se encuentran:

 

  • Vitamina E: Aceites vegetales, germen de trigo y maíz, almendras, avellanas, nueces, maní, semillas de girasol, frijol de soya, vegetales de hoja verde, carnes, pollo, pescado, margarinas, cereales de desayuno y jugos de fruta enriquecidos.

  • Vitamina C: Limón, naranja, guayaba, mango, kiwi, fresa, mora, papaya, piña, tomate, vegetales de hoja verde, repollo, coliflor y brócoli.

  • Carotenoides: betacaroteno presente en frutas y vegetales amarillas y anaranjadas, así como en vegetales verde oscuro; alfacaroteno en la zanahoria; licopeno en el tomate; y luteína y zeaxantina en vegetales verde oscuro.

  • Isoflavonas y ácidos fenólicos: Frijol de soya y sus derivados.

  • Polifenoles y catequinas: Té verde, negro y blanco.

  • Ácidos clorogénico y cafeico: Café.

  • Ácidos fenólicos y polifenoles: Vino tinto, los cuales provienen de la uva y del proceso de fermentación.

  • Ácido carnósico y ácido rosmárico: Romero.

  • Bioflavonoides y chalconas: Cítricos y otras frutas.

  • Quercetina y camferol: Cebollas.

  • Polifenoles: Aceitunas.

 

¿Cuáles son los beneficios de los antioxidantes?

  • Secuestran radicales libres, lo cual inhibe la oxidación y el daño celular.

  • Poseen propiedades antiinflamatorias, antimicrobianas, antitrombóticas, antialérgias, antitumorales y anticancerígenas.

  • Disminuyen la oxidación del colesterol LDL, conocido popularmente como “colesterol malo”, lo que evita la acumulación de grasa en las arterias; y aumentan el HDL, conocido como “colesterol bueno”.

 

Estas propiedades hacen que los antioxidantes protejan contra numerosas enfermedades, incluidas las enfermedades crónicas no transmisibles, cuya prevalencia ha aumentado en los últimos años en la población costarricense, debido a inadecuados estilos de vida.

 


Bibliografía

Araya, H., Clavijo, C., & Herrera, C. (2006). Capacidad de antioxidante de frutas y verduras cultivadas en Chile.  Archivos Latinoamericanos de Nutrición. 56(4): 351-365.

 

Avello, M., & Suwalsky, M. (2006). Radicales libres, antioxidantes naturales y mecanismo de protección. Revista Atenea. 494: 161-172.

 

Danesi, F., & Bordoni, A. (2008). Effect of Home Freezing and Italian Style of Cooking on Antioxidant Activity of Edible Vegetables. Journal of Food Science. 73(6): 109-112.

 

Escamilla, C., Cuevas, E., & Guevara, J. (2009). Flavonoides y sus acciones antioxidantes. Revista de la Facultad de Medicina UNAM. 52(2): 73-75.

 

Martínez, S., González, J., Culebras, J., & Tuñón, M. (2002). Los flavonoides: propiedades y acciones antioxidantes. Revista Nutrición Hospitalaria. 17(6): 271-278.

 

Muñoz, A., & Ramos, F. (2007). Componentes fenólicos de la dieta y sus propiedades medicinales. Revista Horizonte Médico. 7(1): 23-31.

 

Quirós, A., Palafox, H., Robles, R., & González, G. (2012). Interacción de compuestos fenólicos y fibra dietaria: capacidad antioxidante y biodisponibilidad. Revista de Ciencias Biológicas y de la Salud. 13(3): 3-11.