La tríada de la atleta

Por: Keyla Garro González 

Edición: Nicole Villalobos Leal

 

¿Alguna vez ha escuchado usted acerca de la tríada de la atleta? Sitúese por un momento en la imagen y enfoque su mirada en el triángulo superior. Esta visión nos enseña el ideal de toda mujer, tener una disponibilidad energética adecuada, una salud óptima de sus huesos, y un período menstrual regular.

Sin embargo, la realidad de muchas atletas se demuestra en el triángulo inferior, donde se refleja una baja disponibilidad energética, problemas menstruales y osteoporosis. Estas tres manifestaciones suceden principalmente en aquellas mujeres que se dedican a deportes de larga distancia y duración, aquellas que compiten por categorías de peso o quienes deben tener una figura delgada para poder competir en determinado deporte.

Entonces, conozcamos brevemente los componentes de la tríada.

1. Disponibilidad energética: Se puede entender como la cantidad de energía que queda para todos los procesos del organismo después de contar la energía necesaria para el entrenamiento deportivo. Ante esto el cerebro modifica muchas hormonas que consumen energía para restablecer un equilibrio en el cuerpo, sin embargo, esto causa efectos perjudiciales como la infertilidad, la desmineralización ósea, entre otras.

2. Menstruación: Al existir una baja disponibilidad de energía, la salud reproductiva se afecta porque la secreción de una hormona muy importante se trastorna. Las atletas comienzan a experimentar problemas clínicos de la menstruación, como la amenorrea (ausencia de ciclos menstruales por 3 meses o más) y oligomenorrea (ciclos de más de 35 días).

3. Osteoporosis: Se presenta una baja densidad mineral ósea conforme pasa el tiempo gracias a la baja disponibilidad energética. El hueso pierde su capacidad de recambio/ remodelación.

La baja disponibilidad energética tiene su origen en al menos una de estas tres causas: trastornos de alimentación de tipo restrictivo como la anorexia nerviosa, los esfuerzos intencionales para perder peso o grasa corporal con el fin de mejorar el rendimiento o la apariencia; y la supresión del apetito causada por el ejercicio y por dietas.

Ahora, quizá su pregunta sea ¿qué puedo hacer para evitar estos problemas de salud, y no disminuir mi rendimiento deportivo? Preste atención a las siguientes recomendaciones:

  • Su primer tratamiento debería ser aumentar la disponibilidad energética ya sea por el incremento de la ingesta energética en la dieta o la reducción del gasto energético por ejercicio.
  • No hay una única receta que se ajuste de igual forma para todas las mujeres. Usted necesita una específica y particular para su caso.
  • Las atletas deben perseguir el mejoramiento de su rendimiento deportivo mediante el manejo de la disponibilidad energética.
  • Tenga mucho cuidado, ya que existe un nivel por debajo del cual es imposible disminuir la disponibilidad energética sin perjudicar la salud reproductiva y ósea.


Bibliografía

Loucks, A. B. (2014). La tríada de la atleta: un fenómeno metabólico. Pensar en movimiento: Revista de Ciencias del Ejercicio y la Salud, 12(1) ,1-24.

Loucks, A. B., Kiens, B., & Wright, H.H. ( 2011). Energy availability in athletes. Journal of Sports Sciences, ( S1), S7-S15.