Almacenamiento y consumo adecuado de los huevos

Edición: Nicole Villalobos Leal

 

Los huevos son uno de los alimentos más saludables que se pueden consumir, son ricos en proteína de alta calidad, grasas saludables y muchas vitaminas y minerales. Además, su preparación es fácil y se pueden comer de formas muy variadas.

Sin embargo, a pesar de los beneficios que brindan a su salud, los huevos podrían causar enfermedades si no son almacenados o preparados adecuadamente. Se han presentado muchos casos de Enteritis, enfermedad que se puede transmitir al ingerir huevos contaminados con la bacteria Salmonella entérica. Esta bacteria puede habitar el tracto digestivo de las gallinas, y como consecuencia podría contaminar los huevos que ponen. 

Si usted ha sufrido síntomas como fiebre, calambres estomacales y diarrea tras ingerir huevos es posible que se deba a dicha enfermedad. La buena noticia es que generalmente no es grave y no requiere tratamiento; pero se debe tener especial cuidado con los niños(as), adultos mayores o mujeres embarazadas, que son las poblaciones más susceptibles.

Para evitar estos malestares es altamente recomendado almacenar los huevos en refrigeración y consumirlos cocidos, NUNCA CRUDOS; ya que el calor ayuda a eliminar las bacterias causantes de enfermedades. Para esto se necesita una temperatura mínima de 60 °C por 3 minutos y medio.

Aparte de cocinar los huevos, debe prestar especial atención a productos que los contengan, tales como aderezos, por ejemplo el tipo César; o el rompope. Estos productos SIEMPRE se deben almacenar en refrigeración.

A continuación le brindamos algunos consejos:

  • Almacene los huevos en refrigeración, preferiblemente en un recipiente cerrado para evitar que se quiebren o que se contaminen con otros productos.

  • Limpie los huevos únicamente antes de utilizarlos. Es común que los huevos contengan plumas u otro tipo de suciedad; sin embargo, la cáscara es una excelente barrera que protege el interior, y si ésta se raya o se humedece puede debilitarse, permitiendo el ingreso de contaminantes durante el almacenamiento.

  • No ingiera mezclas crudas preparadas con huevos como las que se utilizan para elaborar queques o galletas. Éstas siempre de deben cocinar antes de consumirlas.  

  • Quiebre la cáscara de los huevos con una cuchara y utilícela únicamente para esto, de lo contrario podría contaminar superficies o utensilios.

  • No almacene los huevos por mucho tiempo.

  • Evite variaciones de temperatura durante el almacenamiento de los huevos y reduzca al mínimo la humedad del producto.

 


Referencias

 

CODEX ALIMENTARIUS CAC/RCP 15. (1976). CÓDIGO DE PRÁCTICAS DE HIGIENE PARA LOS HUEVOS Y LOS PRODUCTOS DE HUEVO.

LAI, L. (2011). Quality and Safety of Frozen Eggs and Egg Products en: Handbook of Frozen Food Processing and Packaging. 2da ed. CRC Press, New York.

SCHROEDER, C.; LATIMER, H; SCHLOSSER, W. GOLDEN, N. MARKS, H.; COLEMAN, M.; HOGUE, A.; EBEL, E. QUIRING, N.; KADRY, A. & KAUSE, J. (2004). Overview and Summary of the Food Safety and Inspection Service Risk Assessment for Salmonella Enteritidis in Shell Eggs. Foodborne Pathogens and Disease. 3 (4). Washington, D.C.