¡A sacar las tenis del Armario!

Por Carolina Bolaños y Daniela Alvarado

Las excusas sobran en el momento en que vamos a iniciar a realizar actividad física: el trabajo, el tiempo, el clima, la pereza, realmente cualquier tarea toma prioridad a la hora de decidir hacer ejercicio.

Muchas personas desvaloran su importancia, no se trata solamente de lograr un mejor manejo del peso corporal o verse bien en el vestido de moda, aunque estos son algunos beneficios, hay gran cantidad de razones para dejar una vida sedentaria, sacar las tenis del armario y optar por una vida activa. Estos son solamente algunas:

  • Ayuda a lograr un mejor control de la presión arterial.
  • Mejora el perfil de los lípidos en sangre (disminuye los triglicéridos y aumenta el colesterol HDL (colesterol bueno)).
  • Colabora en la regulación de la glicemia y disminuye el riesgo de padecer diabetes
  • Mejora la digestión y participa en la regulación del ritmo intestinal.
  • Colabora en el mantenimiento de una adecuada salud ósea.

Si todas estas razones no son suficientes, tome en cuenta que también permite liberar tensiones y mejora el manejo del estrés; por lo que no solo mejorará su salud física sino que también su ánimo.

La actividad física se puede realizar prácticamente en cualquier lugar y no requiere equipo necesariamente. Así que esa es una excusa para no realizar ejercicio que puede tachar de la lista. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud para mejorar y mantener su salud bastan 30 minutos de actividad física 5 días por semana.

Lo anterior no significa que la actividad física deba realizarse siempre durante 30 minutos seguidos. Puede irse acumulando a lo largo del día: por ejemplo, 10 minutos de caminata a paso rápido tres veces al día, o 20 minutos por la mañana y otros 10 más tarde. Estas actividades pueden incorporarse a sus rutinas diarias. Acciones simples como subir por las escaleras y evitar el ascensor, ir al trabajo en bicicleta, caminar a la pulpería o bajar del autobús dos paradas antes de su destino final y hacer el resto del trayecto caminando van acumulando actividad física a lo largo del día.

Iniciar puede ser difícil por la ausencia del hábito pero una vez que lo haga, empezará a ver los resultados. Invitar a amigos o familiares a acompañarlo es una excelente forma para impulsarse en el proceso de crear hábitos más saludables. Escoja siempre actividades que disfrute, realmente cualquier idea es buena desde incorporarse en un equipo deportivo o bailar en su casa. Elija la opción que se adapte más sencillamente a su rutina diaria y empiece a divertirse. Recuerde siempre utilizar ropa cómoda e hidratarse.

Referencias

Brown, J. (2006). Nutrición en las diferentes etapas de la vida (2 ed.). México: Mc Graw Hill.
Mahan, K., & Escott-Stump, S. (2008). Krause's Food & Nutrition Therapy (12 ed.). Canadá: Elsevier.
Organización Mundial de la Salud. (2011). Estrategia mundial sobre régimen alimentario, actividad física y salud. Recuperado de http://www.who.int/dietphysicalactivity/factsheet_myths/es/ el 19 de setiembre, 2011.