Alimentación al alcance de su bolsillo

Por Daniela Alvarado y Carolina Bolaños

No siempre es fácil encontrar el tiempo de necesario para poder preparar una comida rica, barata y saludable.
Es por ello que hoy le brindamos algunos tips para tener en cuenta si es una de esas personas que necesita que su alimentación se ajuste a su bolsillo.

  1. Uno de los puntos fundamentales para que la comida pueda ser económica es que usted intente siempre cocinar en casa. Al hacer esto no sólo ahorra dinero sino también tiene la posibilidad de mejorar su valor nutricional. Por el ritmo de vida hoy en día puede ser complicado pero priorice sus actividades y organice su tiempo para lograrlo..
  2. ¡Aprovecha el desayuno! Se trata de la primera comida del día y la más importante de todas. Además, al hacerla en casa, se puede comer bien y fuerte sin necesidad de gastar mucho dinero.
  3. ¡Realiza una merienda a media mañana! Pero no coma cualquier cosa. Evite caer en la dinámica de comprar algún “snack” para “matar” el hambre; ya que el bolsillo acaba resintiéndose al final de varias semanas. 
    ¿Por qué no prueba llevando al trabajo o en su bolso una fruta? La fruta no sólo es sana, también es barata.
  4. Una buena forma de ahorrar dinero también es planificar la comida. Es conveniente que antes de ir al supermercado haga una lista con los alimentos que necesita, no sólo se organizará mejor y ahorrará tiempo sino que además evitará comprar cosas que no necesita.
  5. Cuando vaya hacer las compras trate de haber comido antes; porque es muy posible que debido al hambre que usted sienta, caiga en la tentación y compre productos que no necesita y que sólo aportan calorías innecesarias.

    Además evite permanecer mucho tiempo en los pasillos centrales del supermercado, ya que por lo general es en estos donde se encuentra los productos envasados y de consumo compulsivo.
  6. Aproveche y consuma alimentos de temporada. Generalmente éstos alimentos consisten en frutas y verduras que tienen la virtud de ser igual de sanos que de baratos.
  7. Comprar alimentos preparados ahorra tiempo pero no dinero, como vegetales congelados, pizzas, sopas, frutas y hortalizas cortadas; aparte de que son costosos aportan pocos nutrientes a nuestro organismo y muchas calorías.
  8. ¡Lea etiquetas! Al comprar un producto la mayoría de veces se acostumbra comprar la marca de “tradición” o  se tiende a dejar llevarse por la publicidad de un producto; le retamos a que compre productos de otras marcas que son más económicos y contienen los mismos nutrientes y son de características similares. Recuerde que no siempre el precio es indicador de calidad.
  9. Controle las comidas fuera de casa los fines de semana. El alto precio que se tiene que pagar en muchos sitios está provocando que mucha gente acuda a los restaurantes de comida rápida. Es mejor que reduzca la cantidad de salidas y gaste un poco más de dinero en cada una de ellas; pero siempre tratando de comer alimentos saludables.  

    Una forma de salir de la rutina y ahorrar es ir a comer a casa de algún amigo en vez de comer afuera. Puede llevar alimentos y ayudar en la preparación de la comida, así puede pasar un tiempo agradable y asegurarse de que todo lo que coma sea sano.
  10. Finalmente compare precios entre un supermercado y otro. En algunos podrá encontrar buenas ofertas y ahorrarse cierta cantidad de dinero; no olvide que “de poquito en poquito se llena el jarrito”

Ponga en práctica estas sugerencias la próxima vez que tenga que comprar sus alimentos, y compare con la vez anterior que compró esos mismos alimentos. ¡Su bolsillo y salud se lo agradecerán!