Alimentación Fuera del Hogar

Por Carolina Bolaños y Daniela Alvarado

En algunas ocasionas motivadas por compromisos sociales o jornadas laborales, por simple facilidad o meramente por gusto, se hace imposible huir por completo de restaurantes y demás establecimientos de comida. Sin embargo, el comer fuera del hogar no debe ser un tropiezo en su estilo de vida saludable.

Cada vez se encuentran disponibles más opciones de restaurantes y platillos saludables. Algunos restaurantes hasta han llegado a incluir en su servicio un menú completo con opciones de alimentos bajos en calorías.

Tómese el tiempo para escoger su comida, no caiga en la rutina.

La elección de bebida es el primer paso que debe ser tomado en cuenta. Evite el consumo de bebidas azucaradas y alcohólicas. Considere ordenar agua o batidos en leche descremada si es el caso. Si desea solicitar bebidas elaboradas en el establecimiento de comida, pida al mesero que no se le agregue ningún tipo de endulzante al vaso, coloque usted la cantidad que considera necesario en la mesa. Esto podrá ahorrarle muchas calorías vacías.

La escogencia del platillo principal es determinante en la calidad nutricional de su experiencia en el restaurante. Evite preparaciones que entre sus métodos de cocción se encuentren las palabras frito o salteado y prefiera los alimentos al horno, plancha o vapor. En caso de duda pregunte al mesero.

Cuando las porciones en los platos sean muy grandes considere compartir con un amigo o empacar para llevar; no es necesario dejar el plato limpio.

Una vez escogido el plato, puede realizar varias modificaciones para mejorar su valor nutritivo. Juegue cambiando las acompañamientos de los platillos, probablemente todos los restaurantes estén dispuestos en sustituir las papas fritas, yucas o ensalada de caracolitos (estos son solo algunos ejemplos), por una ensalada verde o vegetales al vapor. Nuevamente, no sienta pena en preguntar.

Cambie los platillos a su gusto, sea creativo y negocie con su mesero.

Solicite los aderezos por separado, así podrá controlar y moderar la cantidad que se le adiciona a su platillo. Prefiera el pan integral sobre el blanco y las salsas a base de vegetales que las cremosas.

El postre para muchas personas es la forma perfecta para dar fin a su comida, pregunte sobre opciones saludables como frutas, helado de yogurt o gelatina sin azúcar. También considere la idea de pedir un postre para toda la mesa para probar y compartir.

Siguiendo estos consejos podrá hacer que la siguiente salida a comer sea todo un éxito. En un inicio puede ser un poco difícil, pero inténtelo y pronto verá los resultados positivos en su vida. Comparta estos consejos con sus amigos en su próxima reunión.

No olvide comer despacio, disfrutar de su comida y del ambiente agradable