Desde niños (as) hasta abuelos(as) la salud de los huesos importa

El desarrollo y crecimiento óseo es un proceso que tiene lugar desde el vientre materno hasta los últimos días de la vida del individuo. A lo largo de nuestra vida, el hueso pueda fortalecerse o, por el contrario, puede no alcanzar  su óptimo desarrollo y debilitarse paulatinamente.

El miedo a sufrir algunas enfermedades como: cáncer de mamá, ataque al corazón, derrame cerebral muchas veces atormenta a las personas. Sin embargo, el riesgo de todas ellas, sumadas, no alcanza a igualar el que se tiene de padecer alguna fractura producto de la osteoporosis. Además, los hombres no están exentos. El desarrollo y crecimiento óseo es un proceso que tiene lugar desde el vientre materno hasta 

La edad es el determinante más importante en la densidad ósea y se conoce que con ella se produce una disminución global de la cantidad de hueso, originando la denominada “osteopenia fisiológica” ligada a la edad.

Además de la disminución de la formación ósea relacionada con el envejecimiento general del osteoblasto (la célula encargada de la formación de tejido óseo); durante la vejez hay una disminución en la absorción de calcio que puede empeorar la situación. Esta malabsorción podría estar relacionada con la deficiencia de vitamina D, ya que la transformación de ésta se produce en el riñón y con la edad es común que la capacidad de función renal se deteriora.

 Aunado a esa malabsorción se encuentra el bajo consumo de lácteos que tiene de la población costarricense en general, lo cual empeora la situación.

También la actividad física, que disminuye considerablemente con el envejecimiento, es un importante factor en la formación ósea.

Si todos los factores anteriores se presentan y no son tratados adecuadamente entonces la persona puede llegar a presentar una enfermedad conocida como “osteoporosis”, la cual se caracteriza por una disminución de la masa y densidad ósea, pudiendo llegar a extremos en los que se produce la fractura del esqueleto.

Se debe tener cuidado con esta enfermedad porque es una enfermedad “silenciosa”, ya que por lo general, se desarrolla en el transcurso de muchos años, habitualmente de manera indolora, de modo que la gente no sabe que padece esta enfermedad, hasta que se fractura un hueso.

Por otra parte existe el mito de que sólo afecta a mujeres, sin embargo los hombres no quedan exentos de padecerla. Pero si está claro que es cuatro veces más común en las mujeres que en los hombres.

¿Cómo se trata?

El mejor tratamiento para la osteoporosis sigue siendo la prevención. Nunca es temprano para comenzar a prevenirla a través de elecciones de vida saludable y sin duda alguna el primer remedio para la osteoporosis es una dieta adecuada.

Se debe velar por tener un aporte adecuado de calcio y vitamina D  a través de los alimentos. Lo anterior con el fin de que a pesar de la disminución de los índices de absorción característica de la edad, la pérdida ósea se minimice. Los alimentos ricos en calcio incluyen: yogurt, queso, leche, y vegetales verdes como brócoli y coles.

También es importante la ingesta de vitamina K, ésta se requiere para la formación de proteínas que estimulan la construcción de hueso nuevo. Esta vitamina se puede encontrar en vegetales de hojas verdes.

No obstante se debe tener cuidado con la ingesta de sodio y cafeína. Si se tiene un consumo elevado de cualquiera de estas dos sustancias se puede producir una mayor excreción de calcio en la orina.

Por último se debe combinar una buena alimentación con ejercicio. Se recomienda que las personas mayores de 65 años dediquen 150 minutos semanales a la realización de actividades aeróbicas como trotar, caminar, nadar. También si la persona se encuentra en las condiciones adecuadas y con la supervisión de un especialista en el tema, se recomienda la realización de ejercicios de fuerza o con pesas, ya que éstos estimulan la producción de masa ósea.

Recuerde que: Pensar en dicha enfermedad, tratar de prevenirla y abordarla terapéuticamente en el momento indicado son las claves para combatirla.

Referencias

  • Fundación Hispana de Osteoporosis y Enfermedades Metabólicas Óseas. (s.f). Nutrición y salud ósea. Instituto Omega 3.