La comida no tiene por qué ser motivo de angustia

Los problemas a la hora de comer son comunes en los adultos mayores. Muchas personas llegan a clasificar los tiempos de comida como momentos incómodos, dificultosos y poco placenteros. Esto sucede porque conforme pasa el tiempo el organismo sufre cambios que afectan el sistema gastrointestinal y sensorial que dificultan cada vez más la alimentación.

La pérdida del gusto y el olfato puede influir directamente en el apetito de la persona, la disminución de la salivación dificulta la digestión, el deterioro en la coordinación genera dificultades para comer en forma autónoma y la pérdida de piezas dentales dificulta la masticación.

Ante todo esto, muchas personas optan por omitir los tiempos de comida pero CUIDADO esto puede poner en riesgo su salud. Una pérdida de 10% o más del peso corporal total en un periodo de seis meses está relacionada con un aumento de la mortalidad. La desnutrición afecta la respuesta inmunológica, función muscular y respiratoria, la cicatrización de heridas y favorece la aparición de enfermedades.

Para convertir las comidas en una experiencia más grata y evitar estas complicaciones procure seguir las siguientes sugerencias:

Modifique las texturas de los platillos según sus limitaciones: Prefiera métodos de cocción como hervido y vapor sobre alimentos a la plancha o parrilla ya que los primeros resultan con texturas más suaves. También puede intentar humedecer sus alimentos con algún caldo con el fin de ablandar su textura y licuar o majar con un tenedor los alimentos si es necesario.

Sirva los alimentos en tamaños fáciles de consumir: Tómese el tiempo de cortar los alimentos de difícil masticación (por ejemplo, las carnes y frutas) en tamaños más sencillos de manipular previo a su consumo.

Resalte los Sabores: Utilice condimentos y hierbas aromáticas que puedan ayudar a mejorar el sabor y el aroma de las comidas. De esta forma se logra estimular el apetito y disfrutar más los alimentos.

Recurra a sus alimentos favoritos: En los momentos cuando sienta que su apetito se encuentra disminuido, elija sus platillos preferidos y disfrútelos. Recuerde que uno de los pilares de una alimentación saludable es realizar entre cinco y seis tiempos de comida.

Convierta el tiempo de la comida en un momento de gozo: El ambiente también influye la forma en que las personas se alimentan. Procure estar en un ambiente tranquilo y alejado de distracciones. Una buena compañía y una amena conversación hará de sus comidas momentos de cálidos que no querrá dejar pasar.

A pesar de todas estas recomendaciones y esfuerzos, en algunos casos es necesaria la incorporación de suplementos para completar las necesidades energéticas o de nutrientes que el cuerpo requiere. Pregunte a su nutricionista si son adecuados para usted.