Lo que no puede faltar en su dieta

Debido a los cambios metabólicos relacionados con la edad y la ingesta dietética baja hay una serie de micronutrientes que son especialmente preocupantes para los adultos mayores. Se han resaltado las vitaminas D y B12, el calcio, el zinc y los antioxidantes como prioritarios en ésta etapa.

Micronutrientes: vitaminas y minerales que participan en procesos bioquímicos y metabólicos que el organismo necesita en pequeñas cantidades

Asegurar un adecuado aporte de estos nutrientes a la dieta puede permitirle gozar de un envejecimiento más saludable. Algunos de los alimentos son fuente de más de un micronutriente, por lo que definitivamente no puede dejar de incluirlos en su próxima lista de compras:

Leche, cereales fortificados, huevos:

La vitamina D es una de los nutrientes críticos en estas edades, algunos científicos lo justifican con la falta de exposición al sol de muchos ancianos por problemas de inmovilidad, institucionalización, etc. Aunado a lo anterior, lo cambios metabólicos provocan que se disminuya la capacidad de la piel para aprovechar esta vitamina.

Esta vitamina no puede faltar en su dieta ya que participa en el mantenimiento de los niveles de calcio en sangre por lo que favorece a la prevención de osteoporosis.

Carne de res, leche, pescado y cereales fortificados:

En esta etapa de la vida muchas personas no pueden utilizar la Vitamina B12 eficientemente. Es esencial para que nuestro organismo funcione bien, ya que sin esta vitamina el cuerpo no puede sintetizar glóbulos rojos. Algunos síntomas de su deficiencia incluye el deterioro de las funciones mentales y pérdida de coordinación física.

Leche, Queso, Yogurt:

Estos alimentos son una importante fuente de Calcio. Este mineral participa en la formación del hueso, la regulación del impulso nervioso y en la contracción muscular. Un consumo inadecuado puede favorecer la aparición de osteoporosis y elevar el riego de fracturas.

Carnes, huevo, leguminosas y cereales integrales:

El zinc es un mineral importante para mantener la salud del sistema inmune y procesos de cicatrización adecuados, además de que participa en el trasporte de la vitamina A. Su concentración suele disminuir con a medida que desciende el aporte calórico total a la dieta. Tome en cuenta que su déficit puede favorecer los cambios degenerativos característicos de estos años.

Frutas y Vegetales

En general todos los alimentos que pertenecen a este grupo son importantes por su aporte de vitaminas, minerales y antioxidantes. Los antioxidantes han sido ampliamente estudiados por su colaboración en la protección contra enfermedades neurodegenerativas, aterosclerosis, diabetes y cáncer entre otros.

Los alimentos mencionados son importantes en todas las etapas de la vida, sin embargo es necesario resaltar su importancia en estos años para que el proceso de envejecimiento normal se pueda llevar a cabo de la forma más saludable posible.

Recuerde que una buena nutrición previene y colabora en el tratamiento de las enfermedades.

Referencias

  • Brown, J. (2006). Nutrición en las diferentes etapas de la vida (2 ed.). México: Mc Graw Hill.
  • Mahan, K., & Escott-Stump, S. (2008). Krause's Food & Nutrition Therapy (12 ed.). Canadá: Elsevier.