Uno de los tiempos de comida que ha venido a menos en la actualidad, en la alimentación de nuestra población, es el desayuno.

El desayuno es la primera comida que se hace en la mañana, y es la que rompe las horas de ayuno que se han tenido durante el sueño.  Existen estudios que nos dicen que el desayuno debe de realizarse entre las dos y tres horas siguientes a levantarnos, esto para los adultos. Sin embargo, esta recomendación podría no resultarnos adecuada para la población infantil, ya que esperar a que el niño o niña haga su primera comida dos horas después de que se levanta, provoca que no se cumpla con los demás tiempos de comida que necesita hacer.

Probablemente en algún momento usted se ha preguntado si su hijo (a) se está alimentando bien. Actualmente, muchas madres, padres o personas cuidadoras disponen de poco tiempo para atender las necesidades diarias de sus hijos dado que trabajan fuera del hogar, hacen teletrabajo o deben encomendar a familiares o personas ajenas el cuido de sus pequeños.

Este tema es motivo de conversación frecuente entre aquellas madres jóvenes o primerizas ya que muchas veces reciben una gran presión sobre cómo debe ser la alimentación de sus hijos. En este sentido es importante señalar que cada niño es diferente y que las comparaciones deben dejarse de lado, ya que si bien es cierto, los niños en general muestran un crecimiento determinado, durante el mismo se presentan diferencias propias de la genética y el ambiente en el que el niño va creciendo.

El 5 de junio se celebra mundialmente el Día del Ambiente, el cual fue establecido desde 1974.

Para el presente año,  la atención está enfocada a la biodiversidad planetaria, incluyendo toda la riqueza que engloba las diferentes regiones de nuestra casa planetaria en términos de plantas, animales, suelos, aire y agua que sustenta la vida. 

Una celebración en un contexto actual donde las poblaciones enfrentan una pandemia que nos lleva a la reflexión sobre el impacto que ha tenido el COVID-19, no solo en la salud, sino también en las relaciones sociales y económicas. 

En esta ocasión, me interesa tratar un tema que muchas futuras madres dan por sentado y que me consultan de manera frecuente: el aumento de peso durante el embarazo. ¿Porqué lo dan por sentado?, bueno porque precisamente por generaciones y no sólo en Costa Rica sino también en el mundo, se asocia la palabra embarazo con el hecho de subir de peso, no obstante, el punto radica en cómo subir de peso de manera saludable y evitar el aumento de peso excesivo que condiciona la evolución del embarazo y predispone a la madre y a su bebé a diversas complicaciones.

En primer lugar, es importante dejar en claro que la recomendación de subir 1 kg por mes está obsoleta desde hace muchos años. Tal vez se pregunten ¿porqué?, bueno por varias razones:

 

En conmemoración de la Semana Nacional de la Nutrición 2020, como respuesta a la situación impuesta por el nuevo coronavirus, la Escuela de Nutrición mediante el trabajo colaborativo entre el Programa de Educación y Atención Nutricional Universitario (PREANU) y el Programa Tradiciones alimentarias y cocina Patrimonial de Costa Rica: aportes para contribuir a su salvaguardia, pone a disposición de la población costarricense, una serie de fascículos que compilan preparaciones nutritivas, fáciles de preparar y de bajo costo, los cuales han sido declarados de interés cultural por parte del Ministerio de Cultura y Juventud.