La lactancia materna (LM) es el primer alimento por excelencia que todo recién nacido debe recibir de manera exclusiva, idealmente en su primera hora. Y esto pareciera ser fácil, pero la madre y su bebé requieren el apoyo de todos.

Los factores que inciden sobre la LM son múltiples y afectan de forma directa o indirecta el inicio y el mantenimiento de la misma. Por esta razón, esta temática debe abordarse mediante redes de apoyo que involucren diferentes ámbitos como la familia, la comunidad, los centros de salud, el lugar de trabajo, y el gobierno, para que en conjunto propicien una lactancia materna exitosa.

Educación a la madre

Se ha demostrado que a las madres que se les brinda información precisa y profesional sobre la LM tienden a dar de mamar, al considerar su leche como el alimento óptimo para sus hijos e hijas.

Un factor importante es el momento en el que reciben esta información, siendo la etapa de embarazo fundamental para el abordaje, pues se considera que un elevado porcentaje de las madres toman la decisión durante el periodo gestacional sobre tipo de alimentación que le darán a su bebé. Este apoyo debe continuarse en el posparto, ya que el acompañamiento durante ambos periodos está relacionado con un mayor porcentaje de menores alimentados con lactancia materna exclusiva (LME) durante los primeros 6 meses de vida.

Este acompañamiento y educación constante, le permite a la madre superar las diversas situaciones durante el proceso y aumentar su confianza para entender que su cuerpo tiene la capacidad de producir leche suficiente, que cada proceso es único, y además representa un gran acto de amor.

Familia

El apoyo y acompañamiento de los familiares, pareja, y cuidadores, influyen positivamente en el proceso de la lactancia materna. Por esto, es muy importante que ellos reciban educación sobre los múltiples beneficios de amamantar, consulten sobre dudas, mitos e inquietudes, y den apoyo emocional para enfrentar con calma las posibles dificultades que puedan surgir durante la lactancia.

Además, es fundamental que se involucren en las distintas actividades dentro y fuera del hogar, lo cual se asocia con menor presión para la madre por cumplir otras tareas y así poder dedicarse con más tranquilidad al bebé y al amamantamiento.

Comunidad

La generación de alianzas entre padres y madres, favorece el intercambio de experiencias y conocimientos desde sus propias vivencias durante el proceso de lactancia, ya que al vincularse con programas de apoyo a la LM, pueden transmitir a los demás la importancia de amamantar y generen un entorno favorable que permita a la madre sentirse libre de amamantar en el lugar y momento que lo requiera.

Centros de trabajo

Una de las principales causas de abandono de la lactancia es el re-ingreso al trabajo, debido al desconocimiento por parte de las jefaturas y compañeros sobre la importancia de la LM y la legislación que la protege, además de la falta de espacios para la extracción y conservación adecuada de la leche materna.

Por esto resulta necesario un proceso de sensibilización y educación en los lugares de trabajo, ya que las madres que son apoyadas en sus lugares de trabajo son más productivas y la tasa de inicio y de duración de la LM es más prolongada.

Sistema de salud 

Los centros de salud son claves para el inicio de lactancia,  mundialmente existen una serie de estrategias para favorecer una  lactancia  exitosa como  propiciar el contacto piel con piel de forma inmediata e ininterrumpida al momento del nacimiento, apoyar a las madres para iniciar la LM durante la primera hora, así como fomentar la lactancia a libre demanda y cumplir con el Código de Comercialización Internacional de Sucedáneos de la Leche Materna y con las iniciativas de la Organización Mundial de la Salud y otras instancias.

Se ha destacado el papel de los profesionales de salud durante el proceso de maternidad, ya que las madres que reciben un mayor acompañamiento alcanzan cifras más altas de LME.

Ante esto, se evidencia la necesidad  que el personal de salud posea conocimientos, competencias y habilidades suficientes para apoyar la lactancia, y empoderar a las madres en este proceso, brindando  no solo información sobre los beneficios, sino también sobre las posibles complicaciones o situaciones que puedan presentarse y cómo solucionarlas, así como educar  sobre  los riesgos de una alimentación con sucedáneos o utilizando chupones y similares que propicien el abandono temprano de la LM.

Gobiernos

Además de la creación de políticas públicas para la protección y promoción de la LM, se requiere el establecimiento de sistemas de monitoreo que verifiquen el cumplimiento en materia de legislación relacionado con la limitación  a la comercialización y publicidad indiscriminada de sucedáneos de leche materna, el acondicionamiento de  salas de lactancia en los lugares de trabajo y dar el permiso respectivo a las madres para realizarse las extracciones de leche, programas de promoción de la lactancia en el ámbito comunitario, entre otros.

Así como el planteamiento de propuestas puntuales y conjuntas que promuevan la mejora de la situación actual, para esto, un punto a considerar es que para proteger la LME es necesario un permiso de maternidad de al menos 6 meses, pues se ha evidenciado que un permiso de maternidad por un periodo más largo se relaciona con una LME con mayor duración. 

Desde el Programa de Educación y Atención Nutricional Universitario -PREANU- de la Escuela de Nutrición de la Universidad de Costa Rica, trabajamos en pro de la lactancia materna. ¡Es un asunto de todos, apoyémosla!


Referencias bibliográficas:

Araya, Z., y Brenes, G. (2012). Educación prenatal: factor asociado al éxito de la lactancia materna. Enfermería Actual en Costa Rica, (23), 1-15.  https://doi.org/10.15517/REVENF.V0I23.2967

Becerra-Bulla, F.,Rocha-Calderón, L., Fonseca-Silva, D., y Bermúdez-Gordillo, A. (2015). El entorno familiar y social de la madre como factor que promueve o dificulta la lactancia materna. Fac. Med, 63(2), 217–244. https://doi.org/10.15446/revfacmed.v63n2.44051

González de Cosío-Martínez, T., Hernández-Cordero, S., Rivera-Dommarco, J., y Hernández-Ávila, M. (2017). Recomendaciones para una política nacional de promoción de la lactancia materna en México: postura de la Academia Nacional de Medicina. Salud Pública de México, 59(1), 106. https://doi.org/10.21149/8102

Marín, L., Ureña, M. E., y Fernández, X. (2017). Duración de la lactancia materna exclusiva en una comunidad urbana y otra rural de Costa Rica. Población y Salud En Mesoamérica, 15(2). doi:10.15517/psm.v15i2.26408

Martínez-Galán, P., Martín-Gallardo, E., Macarro-Ruiz, D., Martínez-Martín, E., & Manrique-Tejedor, J. (2017). Educación prenatal e inicio de la lactancia materna: Revisión de la literatura. Enfermería Universitaria, 14(1), 54–66. https://doi.org/10.1016/J.REU.2016.11.005

Molinero, P., Burgos, M., y Mejía, M. (2015). Resultado de una intervención de educación para la salud en la continuidad de la lactancia materna. Enfermería clínica, 25(5), 232-238.  https://doi.org/10.1016/j.enfcli.2015.05.002

Ortega-Ramírez, M. (2015) Recomendaciones para una lactancia materna exitosa. Acta Pediátrica de México, 36 (2), p. 126-129. http://dx.doi.org/10.18233/APM36No2pp126-129.

United Nations Children’s Fund (UNICEF) (2016a). From the first hour of life: Making the case for improved infant and young child feeding everywhere. Recuperado de https://data.unicef.org/wp-content/uploads/2016/10/From-the-first-hour-of-life-1.pdf

World Health Organization (WHO) (2018). Ten steps to successful breastfeeding. Recuperado de https://www.who.int/nutrition/bfhi/ten-steps/en/

 

Revisión académica: Prof. Ofelia Flores Castro.

Créditos de imagen: freepik.diller