Imprimir
Categoría: Espacio Académico

El tratamiento de la prediabetes abarca cuatro aristas: la alimentación, el ejercicio, la educación nutricional y los medicamentos. En cuanto a la alimentación, se recomienda seguir los parámetros de una alimentación saludable y balanceada, que incluyen:

La educación nutricional es uno de los pilares fundamentales, ya que a través de ella se logra que la persona aprenda y tenga las herramientas necesarias para realizar los cambios en su alimentación. Siempre es importante la opinión de un(a) experto(a) en Nutrición, ya que además de brindarle educación nutricional, podrá individualizar su dieta para que logre mantener o alcanzar un peso adecuado.

En cuanto al ejercicio, debe implementarse y realizarse de forma constante. Se recomienda iniciar con ejercicios de 30 minutos al menos tres veces por semana, e incrementar de forma progresiva la intensidad y la frecuencia. Lo ideal es combinar ejercicio aeróbico y de resistencia, pues esto ayuda a capturar el azúcar en sangre y a normalizar los niveles tanto en ayunas como después de comer, a la vez que favorece la pérdida de peso debido al gasto de energía que se genera.

En caso de que los cambios en estilo de vida no sean suficientes para normalizar los niveles de azúcar en sangre, se recurre al tratamiento farmacológico que el o la profesional en medicina indique; sin embargo, se debe continuar con una buena alimentación y actividad física.

Es importante mencionar que la familia y los(as) amigos(as) deben constituir un grupo de apoyo para la persona que necesita y está dispuesta a realizar cambios. La idea es que sean motivadores que refuercen las conductas positivas y la autoestima; la familia por ejemplo, debe adoptar cambios en la alimentación para el bienestar de todos los miembros del hogar.

Su cuerpo agradecerá lo que usted hace por él y es el reflejo de lo que usted come. La prediabetes va más allá de un número de laboratorio, es cambiar hábitos de alimentación y estilos de vida, es prevenir complicaciones a futuro.

¡Preocúpese por su salud!

 


Referencias bibliográficas

Carrera, C. & Martínez, M. (2013). Pathophysiology of diabetes mellitus type 2: beyond the duo “insulin resistance-secretion déficit”. Nutrición Hospitalaria. 28(2): .

Castelo, L., Hernández, J., Rodríguez, B., Machado, M. (2011). Prediabetes y ejercicios. Revista Cubana de Endocrinología. 22(1). 26-28.

Díaz, O., Cabrera, E., Orlandi, N., & Araña, M.  (2011). Aspectos epidemiológicos de la prediabetes, diagnóstico y clasificación.  Revista Cubana de Endocrinología. 22(1): 3-10.

García, R.,  & Suárez, R. (2001). Dimensión educativa del cuidado de las personas con enfermedades crónicas. Revista Cubana de Endocrinología. 12(3). 178-187.

García, R., Suárez, R., Agramonte, A. & Mendoza, M. (2011). El proceso educativo en la etapa prediabética. Revista Cubana de Endocrinología. 22(1):18-25.

González, R., Buchaca, E., Licea, M. (2011). Fisiopatología y progresión de las personas con prediabetes. Revista Cubana de Endocrinología. 10(1):11-17.

Handelsman, Y., Mechanick, J., Blonde, L. & Grunberger, G. (2011). American Association of clinical endocrinologist medical guidelines for clinical practice for developing a diabetes mellitus comprehensive care plan. Endocrine practice. 17(2): 1-53.

Macías, A., Quintero, M., Camacho, E., & Sánchez, M. (2009). La tridimensionalidad del concepto de nutrición: su relación con la educación para la salud. Revista Chilena de Nutrición. 36(4): 1129-1135.

Rosas, J., & Calles, J. (2010).  Consenso de prediabetes. Recuperado de http://www.alad-latinoamerica.org/DOCConsenso/PREDIABETES.pdf.

 

Editado por: Bach. Nicole Villalobos Leal

Crédito de la Imagen: Thomas Kelley