Imprimir
Categoría: Espacio Académico

A todos les ha pasado alguna vez; que por ansiedad, tristeza o alegría se han comido una bolsa entera de papas o una porción demasiado exagerada de queque de chocolate. Pero cuando se hace habitualmente, sobre todo sin tener consciencia de esto; comer emocionalmente puede afectar el peso, la salud y el bienestar general.

¿Qué significa comer emocionalmente?

Comer emocionalmente es el uso de los alimentos como forma de afrontar las emociones en lugar de como forma de saciar el hambre.

El problema de comer emocionalmente (aparte de las cuestiones de salud) es que, en cuanto acaba el placer de comer, las emociones que lo desencadenan permanecen. Y a menudo las personas se sienten peor por haber comido la cantidad o el tipo de alimento que haya ingerido. Por eso ayuda tanto conocer las diferencias entre el hambre física y el hambre puramente emocional.

No hay mucha gente que haga la conexión entre el comer y las emociones. Pero entender qué desencadena la conducta de comer emocionalmente puede ayudar a seguir los pasos necesarios para dejar de hacerlo. Estas técnicas te pueden ayudar:

Piense por qué come y busque una actividad sustituta

Escriba las emociones que desencadenan su conducta alimentaria

Haga una pausa de 5 minutos antes de refugiarse en la comida

No dude en pedir ayuda

__________________________________________________________________________

Bibliografía:

Lutz, M. (2010). Emotional Eating. 20 de octubre del 2011 en:

http://kidshealth.org/teen/your_mind/emotions/emotional_eating.html#

Edición: Kattia Brizuela Hurtado

Créditos de imagen: Ryan McGuire.