Queso fresco

Generalidades

Son un tipo de queso sin madurar de consistencia blanca, gelatinosa o granular. Suelen tener sabor a leche fresca o leche acidificada. Precisan de la pasteurización porque los gérmenes patógenos quedan intactos debido a la inexistencia de proceso madurativo

Composición

  • Son siempre húmedos. El agua pasa de constituir un 90% en la leche entera a un 70% en el queso fresco.
  • Destaca su contenido de proteínas de alto valor biológico y calcio de fácil asimilación.
  • En cuanto a su contenido graso, la cantidad es variable, ya que aunque por lo general se trata de variedades de bajo contenido graso; algunos se elaboran con leche y nata por lo que su contenido calórico y graso se incrementa.
  • Al ser un producto lácteo no desnatado su grasa es mayoritariamente saturada, por lo que se debe vigilar la ingesta de este alimento.
  • Contiene otros minerales de gran importancia como el fósforo y magnesio; ambos beneficiosos en la salud de los huesos.
  • Es un alimento rico en vitaminas del complejo B (especialmente riboflavina y niacina) y las vitaminas liposolubles A y D.

Recomendaciones Nutricionales

  • Es un alimento muy recomendado para personas que tienen un estomago delicado y no toleran bien la leche entera. Esto porque los nutrientes del queso fresco se aprovechan y asimilan mejor que los de la leche gracias a la fermentación producida por las bacterias acido lácticas o el cuajo.
  • No debe ser consumido por personas que tienen alergia a la proteína de la leche de vaca.
  • Su consumo debe ser moderado ya que a pesar de que este tipo de quesos tiene menor contenido graso que otros; el tipo de grasa es saturado (eleva el colesterol “malo”).