Mitos y realidades de la intolerancia a los alimentos

Zugasti, A. (2009). Mitos y realidades de la intolerancia a. Nutr Clin Med , III (3), 150-164.

Se define como reacción adversa a un alimento cualquier respuesta clínicamente anormal que se pueda atribuir a la ingesta, el contacto o la inhalación de un alimento, de los derivados o del aditivo que contiene. En 1995 el Subcomité de Reacciones Adversas de la Academia Europea de Alergología e Inmunología Clínica propuso una clasificación de las reacciones adversas a los alimentos, basada más en los mecanismos fisiopatológicos que en las manifestaciones clínicas.

De acuerdo con esta clasificación, las reacciones no tóxicas se pueden dividir en alergia alimentaria, cuando intervienen mecanismos inmunológicos, e intolerancia alimentaria cuando no media un mecanismo inmunológico. El tratamiento principal de la intolerancia alimentaria consiste en la eliminación del alimento en cuestión de la dieta habitual. Por otro lado, existen tratamientos específicos para algunos tipos de intolerancias alimentarias (por ejemplo galactosidasas en los casos de malabsorción de lactosa).

Para conocer más sobre este artículo acceda el texto completo en el siguiente link:
http://www.nutricionclinicaenmedicina.com/attachments/043_04_03_09.pdf