El consumo de pescado en el embarazo

El consumo de pescado en el embarazo

Por: Bach. Claudia Brenes Huertas 

Edición: Priscila Campos González

 

Pescado en la alimentación de la mujer embarazada

El pescado puede ser parte de una alimentación saludable. Contiene proteína de gran calidad, tiene menos grasas saturadas que otras carnes y es una excelente fuente de ácidos grasos omega 3.  El omega 3 es muy importante para el desarrollo del sistema nervioso central, el crecimiento del cerebro y desarrollo de la vista del bebé antes y después de su nacimiento; sin embargo, algunas mujeres embarazadas presentan dudas sobre la seguridad de consumir este alimento debido al contenido de mercurio de algunos peces.

 

¿Qué es el mercurio?

El mercurio es un elemento que se encuentra de manera natural en la atmósfera y también puede ser emitido al aire por la contaminación industrial. El mercurio llega al agua superficial, donde es convertido en metilmercurio por medio de bacterias presentes en el agua. El metilmercurio es la manera en que lo encontramos en el pescado, el cual puede ser dañino para el desarrollo cerebral y el sistema nervioso del feto y de los niños pequeños. 

 

¿Cómo llega el metilmercurio a los peces?

A través de la cadena alimentaria. Las bacterias que contienen metilmercurio serán consumidas por peces más grandes y estos a su vez, serán consumidos por otros peces más grandes. Por esta razón, los peces de mayor tamaño son los que contienen mayor cantidad de metilmercurio y son los que se deben evitar. 

 

¿Cuáles son los peces que se deben evitar?

Los niveles más altos de metilmercurio se encuentran en los peces carnívoros de gran tamaño, tanto de agua dulce como de agua salada.

 

Según un estudio realizado en el año 2012, entre el Observatorio Vulcanológico y Sismológico de Costa Rica (OVSICORI) de la Universidad Nacional y la Universidad de Wesleyan, Connectitut, las especies marinas grandes como atún, tiburón, pez espada y marlín, son las que representan un mayor riesgo.

 

El Laboratorio Nacional de Servicios Veterinarios (LANASEVE) analizó desde 2003 a 2013, el contenido de metilmercurio de los peces predadores de consumo nacional y ha concluido que las especies predadoras mayores, como los son el tiburón, el marlín y el pez vela, presentan contenidos de metilmercurio superiores a los recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización para la Alimentación y la Agricultura (FAO), es decir, 0,5mg/kg de peso. 

 

La recomendación de evitar el consumo de pescados con alto contenido de metilmercurio también aplica para las mujeres lactantes y niños y niñas menores de doce años. 

 

¿Cuáles pescados se pueden consumir?

Se recomienda el consumo de pescados muy ricos en omega 3 y lo más bajos posibles en mercurio, por ejemplo el salmón, la sardina y la trucha. Mientras que peces como tiburón, pez espada y marlín tienen menos omega 3 y más mercurio. También se han encontrado niveles altos de mercurio en el pez vela.   

 

En la siguiente imagen se puede observar una comparación entre la cantidad de ácidos grasos omega 3 (EPA y DHA) y de mercurio en una porción de pescado de 3 onzas (aproximadamente 90 gramos), lo que corresponde a un tamaño un poco mayor a la palma de la mano. 

 

  

 

 

 

 

Figura 1. Contenido de ácidos grasos omega 3 (mg) y mercurio (ppm) en una porción de 3 onzas de diferentes tipos de pescado.

Fuente: aFigure adapted from the Institute of Medicine’s Seafood Choices Fact Sheet (http://www.iom.edu/Reports/2006/SeafoodChoicesBalancingBenefitsandRisks.aspx).  

 

Aunque este gráfico se basa en pescados cercanos a la costa estadounidense, los resultados pueden ser tomados en cuenta para el consumo de pescado en Costa Rica, debido a la similitud en cuanto a las especies halladas con un posible contenido alto de mercurio. 

 

Los pescados representados por una barra verde, están por debajo del nivel de acción de mercurio que la U.S. Food and Drug Administration (U.S. FDA) considera como peligroso, es decir, 1,0 ppm indicado por la línea roja. El atún (representado por la barra azul) es una buena fuente de ácidos grasos omega 3, pero tiene niveles moderados de mercurio, por esta razón es recomendable consumir sólo hasta 6 onzas por semana, esto equivale a 12 cucharadas soperas. Las especies representadas por una barra amarilla, tienen niveles más altos de mercurio y no se recomienda su consumo en periodo de embarazo o lactancia. Tampoco se recomienda el consumo de pescado o mariscos crudos, parcialmente cocidos, ni ahumados. 

 

Un estudio recientemente realizado por el Centro de Investigación en Ciencias del Mar y Limnología (CIMAR) de la Universidad de Costa Rica, reveló que la cantidad de mercurio en algunas especies de tiburón es menor a la que presentan especies similares, en otras regiones del mundo. Sin embargo, estos niveles no garantizan que el consumo de carne de tiburón sea seguro. 

 

Recuerde que es importante comer pescado durante el embarazo para obtener los beneficios del omega 3 por lo que se recomienda consumir por lo menos de 8 a 12 onzas (240 gramos a 360 gramos o el equivalente a un filete de pescado) de variedades de pescado por semana, evitando las especies ya mencionadas por el riesgo de un alto contenido de mercurio. 

 


 

Bibliografía:

Alpízar, G. (2015). Caracterización clínica y nutricional de las mujeres gestantes adultas con exceso de peso que asistieron a consulta externa de nutrición de la Clínica Dr. Marcial Rodríguez Conejo del Área de Salud Alajuela Norte, durante el período de setiembre del 2013 a setiembre del 2014. Tesis de maestría. Universidad de Costa Rica, San José, Costa Rica.  

 

Calleja, C., & Ramírez, E. (2014). Interpretación del contenido de mercurio en muestras nacionales de pez vela (Istiophorus platypterus) y marlín (Makaira spp. o Tetrapturus spp.) a partir de parámetros toxicológicos internacionales. Revista de ciencias ambientales, 47, 44-59.

 

Castro, G. (2011). Efecto del mercurio en los peces y la salud pública en el Perú. Recuperado de http://veterinaria.unmsm.edu.pe/files/Articulo_castro_efecto_mercurio.pdf

 

Gobierno del Principado de Asturias, Consejería de Sanidad. (2013). Guía de promoción del embarazo saludable: Recomendaciones sobre el consumo de pescado en embarazadas, mujeres que amamantan, y población infantil menor de 12 años, en relación con la presencia de mercurio. Recuperado de http://www.navarra.es/NR/rdonlyres/76E7D644-454C-46F4-97E7-03E25D43F4A7/291398/CONSUMOPESCADO_MERCURIO.pdf.

 

MarViva., Instituto Costarricense de Pesca y Acuicultura., & Ministerio de Economía Industria y Comercio. (2012). Guía de identificación de filetes de pescado y mariscos. Recuperado de http://www.mag.go.cr/bibliotecavirtual/guia-especies-marviva-b.pdf.

 

Núñez, J. (2012). Hallan exceso de mercurio en cabello de personas. Campus: Oficina de Comunicación, Universidad Nacional. Recuperado de http://www.campus.una.ac.cr/ediciones/2012/agosto/2012agosto_pag10.html

 

Raimann, X., Rodríguez, L., Chávez, L., & Torrejón, C. (2014). Mercurio en pescados y su importancia en la salud. Revista Médica de Chile, 142, 1174-1180.

 

Sandoval, N., & Blanco, P. (2016). Estudio en tiburones revela bajos niveles de mercurio en aguas costarricenses. Universidad de Costa Rica. Recuperado de https://www.ucr.ac.cr/noticias/2016/01/06/estudio-en-tiburones-revela-bajos-niveles-de-mercurio-en-aguas-costarricenses.html

 

Sandoval, N., Vargas, J., Espinoza, M., Clarke, T., Fisk, A., & Wehrtmann, I. (2015). Mercury levels in muscle tissue of four common elasmobranch species from de Pacific coast of Costa Rica, Central America. Regional Studies in Marine Science, 3, 254-261.

 

Sea Food Health Facts. (2012). Buena salud con pescado y mariscos, información para profesionales de la salud. Recuperado de http://www.seafoodhealthfacts.org/sites/default/files/Spanish-reference%....

 

Servicio Nacional de Salud Animal. (2012). Resultados Plan Nacional de Residuos. Recuperado de www.senasa.go.cr/senasa/sitio/files/180416060312.doc.

 

U.S. Food and Drug Administration. (2014). Lo que usted necesita saber sobre el mercurio en el pescado y los mariscos (panfleto). Recuperado de http://www.fda.gov/Food/ResourcesForYou/Consumers/ucm182159.htm.