El yogurt

Por: Bach. Yesenia Cerdas Rojas

GENERALIDADES:

El yogurt es un alimento utilizado desde tiempos remotos. En la antigua Asia, Europa y África lo consumían y elaboraban a partir de leche de vaca, también de yegua, cabra, búfala y llama. En Egipto era considerado un alimento divino.

El yogurt es una leche fermentada que ha sido sometida a la acción de ciertos microorganismos específicos, que le confieren la textura y sabor característico. 1

COMPOSICIÓN:

El yogurt tiene una composición nutricional similar a la leche que se utilice para su fermentación.1 Su valor nutricional se caracteriza por el aporte de carbohidratos, proteínas y grasas2, esta última varía  de acuerdo al tipo de leche que se utilice, descremada (0% grasa), semidescremada (2% grasa) o entera (12% grasa).

Dentro de los principales minerales que aporta se destacan el calcio, fosforo y en menor proporción el potasio y la vitamina A. 2

En el yogurt se disminuye el contenido de lactosa respecto a la leche, debido a la fermentación a ácido láctico, por lo que, en ocasiones puede ser mejor tolerado que la leche en personas con intolerancia a la lactosa. 1

Además  el calcio que contiene puede ser absorbido de una mejor manera, debido a que el ph es más acido por la presencia del ácido láctico. 1

La importancia del consumo de yogurt radica en el contenido de probióticos, estos son microorganismos que interactúan con la flora intestinal ejerciendo un efecto beneficioso para la salud1, como los siguientes:

  • Equilibra la flora bacteriana intestinal.
  • Protegen de infecciones gastrointestinales
  • Disminuye la incidencia de diarreas infantiles
  • Potencian la respuesta inmunológica y refuerzan las defensas1

RECOMENDACIONES NUTRICIONALES:

  • Consúmalo diariamente, por ejemplo en una de las meriendas, a media mañana o media tarde.
  • Mantenga el producto en refrigeración con el fin de mantener las propiedades nutricionales y que se conserve en buen estado.
  • Algunos beneficios que se han encontrado es que favorece la recuperación de la flora intestinal posterior al tratamiento con antibióticos, por lo tanto se recomienda consumirlo en este periodo.  
  • Puede utilizarlo en preparaciones caseras como helados de frutas, batidos de frutas naturales o como base para la elaboración de aderezos saludables. 
  • Prefiéralos naturales y sin azúcar adicionada.

 

Fuente:

Fundación Española del Corazón. Nutrición: Lácteos. Recuperado de: http://www.fundaciondelcorazon.com/nutricion/alimentos/leche-yogur-y-queso.html. Martes 24 de febrero 2016. 9:30am.

INCAP. Tabla de composición de alimentos de centroamerica. (2007).Segunda Edición. INCAP/OPS Guatemala.